Miel de abeja - Producto que próximamente tendremos la venta

¿Qué es la miel de abeja?

Por miel (feng mi) entendemos un fluido viscoso, higroscópico y de sabor muy dulce que producen las abejas en su cuerpo (Apis mellifera, Apis cerana). La miel es un alimento, un condimento y un producto medicinal. Las abejas succionan el néctar de las plantas fanerógamas a través de una trompa o las excreciones de ciertos insectos que comen la savia de las plantas (ligamaza). Estos jugos son enriquecidos con enzimas propias de las abejas y con inhibina para impedir el crecimiento de bacterias y levaduras. También se reduce su contenido en agua. La miel se produce sólo cuanto el rendimiento en la colmena supera las necesidades propias actuales necesarias para la cría y alimentación de la prole.
 

Uso tradicional de la miel

El origen del aprovechamiento de la miel se remonta probablemente en el Cáucaso y el noreste de Turquía. Desde la Antigüedad la miel se utilizaba como medicina y elixir tonificante. Los egipcios ensalzaban la miel como manjar de dioses y fuente de la inmortalidad.

En los antiguos papiros se citan numerosos medicamentos que contienen miel. Aparentemente era especialmente eficaz para enfermedades oculares, quemaduras y otras heridas. Hipócrates recomendaba ungüentos de miel para bajar la fiebre. En el Antiguo Testamento (1 Samuel 14, 24-30) Jonatán refiere que en consumo de miel les proporcionó fuerzas renovadas para luchar contra los filisteos. Los panales de miel se consumían antes en bruto como golosina.

Pero también se utilizaba la miel como ingrediente de salsas de carne y verduras. El vino de miel (aguamiel) es una bebida muy apreciada que se elabora a partir de miel fermentada. En la Edad Media la elaboración de la miel fue asumida por los monasterios. La apicultura originaria en los bosques pasó con ello a la apicultura en estos recintos.

La medicina de los monasterios utilizaba la miel como base e ingrediente fundamental para numerosos medicamentos y ungüentos. En la medicina china la miel se utiliza desde tiempos inmemoriales como medicamento; para la fabricación de pastillas se sigue utilizando como excipiente hasta nuestros días. La miel fue también un componente importante de los «fármacos para alcanzar la inmortalidad»1.

Acción dietética y medicinal dependiente del origen y calidad

La miel con una denominación botánica debe proceder en más de un 50% de la misma fuente. Para la conservación de los componentes que le dan el valor a la miel no sólo es importante que la temperatura de extracción no supere los 38 °C (proceso en frío), sino que además se almacene en frío.

La miel no debe calentarse a más de 40 °C ni añadirse a la cocción. No obstante, se puede añadir como edulcorante a bebidas templadas o calientes sin problema, ya que los líquidos se enfrían en la taza relativamente rápido. Además de su uso universal como edulcorante, la miel también se utiliza como materia prima para la fabricación de bebidas. Las bebidas favoritas en los meses fríos son la cerveza con miel, la tradicional aguamiel y el licor de miel. La corroboración científica de las propiedades curativas de la miel conocidas desde la Antigüedad ha arrojado unos resultados positivos para los trastornos de la cicatrización y las quemaduras. La miel posee una amplia acción antibacteriana, limpia más rápidamente la herida y acelera el proceso de la cicatrización. Estos efectos se han podido demostrar en úlceras resistentes en las piernas, en pacientes inmunosuprimidos con MRSA y en casos de transplantes de piel.

Al ser un producto natural, la miel apenas se puede estandarizar. Puede verse contaminada con pesticidas, esporas de Clostridium y antibióticos. Desde finales de 2006, en Alemania se comercializa una miel de calidad médica (MedihoneyTM). Los dos productos medicinales que comprende son «miel médica antibacteriana» y «gel antibacteriano para heridas» y contienen miel de abejas antibacteriana estandarizada. Esta miel procede de Nueva Zelanda y es de dos tipos diferentes. Así, se mezcla la miel del arbusto Manuka(Leptospermum scoparium) con miel de flores, que forma mucho peróxido de hidrógeno. Además de someterse a una esterilización y reducción del contenido de polen por filtración, en todos los lotes se realiza una comprobación de su acción antibacteriana, entre otros, contra el MRSA.

La miel también posee propiedades antivirales. En casos de herpes labial recidivante y de infecciones genitales, la aplicación de miel demostró ser estadísticamente superior al tratamiento con aciclovir. Los labios secos y agrietados pueden cuidarse óptimamente y aportarles humedad aplicando miel.

Propiedades de la miel de abeja

Antibacteriana. Tiene peróxido de hidrógeno, flavonoides y ácidos fenólicos, por lo que se usa para untar en heridas desde tiempos inmemoriales, para desinfectar, para exfoliar la piel y para tratar el acné.

Antioxidante. Los antioxidantes frenan la descomposición celular, lo que es bueno no solo para la piel, sino para la prevención de enfermedades cardíacas y la mejora del sistema inmune.

Fuente de proteínas. La miel de abeja contiene enzimas y aminoácidos, fundamentales para el crecimiento y la síntesis de distintos tejidos.

Cosméticos. Se usa en productos cosméticos para tratamientos capilares y para crema dérmica. Pero antiguamente y aún hoy se puede utilizar pura para ambos fines.

Ayuda al metabolismo. Al combinarse con otros productos naturales, como el jugo de limón o la canela, la miel ayuda a metabolizar los alimentos, previniendo o aliviando indigestiones estomacales.

Antiséptica y regeneradora. Sociedades milenarias la usaban para curar y tratar heridas. La miel alivia quemaduras de sol y regenera la piel, atenúa manchas y puede aplicarse para heridas por quemaduras, ya que además es antiséptica.

Remedio para la tos y el dolor de garganta. Al combinarse con jugo de limón, la miel de abeja alivia el dolor de garganta, incluso en pequeñas dosis. Por las propiedades antibacterianas también podrían ayudar a combatir algunas infecciones de este tipo. Así mismo la miel de abeja es reconocida como un remedio natural para la tos.