No hay verdad más grande que las experiencias vividas por uno mismo, a través del propio sufrimiento del cuerpo y de la mente.